El interés y el aumento de la preocupación por la alimentación sana y equilibrada han elevado de manera notable el consumo de aguacate en los hogares españoles. Cada vez más personas descubren los grandes beneficios de esta fruta tropical (sí, aunque no lo parezca, el aguacate es una fruta) y la incluyen en su alimentación. Son sus propiedades intrínsecas, como producto de alto contenido nutricional, y las heredadas de su familia alimentaria las encargadas de avivar su fama.

Pero aún queda mucho por descubrir de esta fruta típica de América Central. Conocemos sus características esenciales y sus grandes beneficios, pero ignoramos otras propiedades, orígenes e, incluso, las variedades de aguacate que podemos consumir. Estamos acostumbrados a verlos en los lineales de las fruterías, con colores, tamaños y formas prácticamente iguales. Pero ¿sabes diferenciar los tipos más frecuentes del mercado? ¿Cuáles son los que más se utilizan en nuestros menús diarios?

Tipos de aguacate

Variedades de aguacate: una fruta, diversidad de texturas y colores

Verde, con una forma ovalada o redondeada, de piel rugosa y de pulpa suave. Todos sabemos distinguir un aguacate de cualquier otro tipo de producto a simple vista. Pero, a la hora de identificar su especie, raza, variedad…  la tarea no es tan fácil. El siguiente listado recoge los principales tipos de aguacate:

  • Aguacate hass. El más conocido y utilizado en España y en buena parte del mundo. Es el que podemos encontrar en la mayoría de las fruterías y, si hay un rasgo que le caracteriza es el color marrón que adquiere su piel a medida que va madurando. Su origen es variado: Perú, México, etc. y su hegemonía se debe sobre todo a sus amplios periodos de recolección y a su aguante tanto en el árbol como después de su recogida.
  • Aguacate bacon. Se trata de una fruta de forma ovalada y piel verde que, aunque madure, se mantiene con el mismo color. A diferencia del hass, esta variedad de aguacates tiene una piel fina, brillante y su poder calórico es algo mayor que el primero.
  • Aguacate fuerte. Su calidad es muy buena, pero, a pesar de su nombre, es un tipo de aguacate que no tolera bien ni el frío ni el calor extremos. No ofrece tantas posibilidades como el hass, pero su venta también está muy extendida.
  • Aguacate lamb hass. Es más ancho y más grande que el hass, aunque el resto de características son prácticamente las mismas. Otro de los puntos a favor es su mayor resistencia a las sacudidas del viento y al calor.
  • Aguacate light. En realidad, el aguacate light no es un tipo sino una fruta proveniente de un conjunto de variedades cultivadas de forma natural en climas muy específicos de determinadas zonas tropicales. Es la única selección que preserva todas las propiedades de este tipo de fruta tropical, al tiempo que ayuda a reducir el aporte calórico en la dieta diaria ya que una pieza de aguacate light contiene un 30% menos de grasas que el resto de los comercializados en el mercado.Se trata de un tipo de aguacate cultivado de forma natural en climas muy específicos de determinadas zonas tropicales. Tiene una piel suave, suele ser más grande que el resto de las variedades (entre los 400 y 600 gramos) y, una vez abierto, se conserva bien en la nevera, si lo guardamos con la semilla. Comprueba en la etiqueta que efectivamente sea light, porque físicamente puede confundirse fácilmente con un Bacon o un Fuerte.

Si por desconocimiento o pereza, aún no has incluido el aguacate en tu despensa ni en tus libros de recetas, ya no tienes excusa. Y si lo que te ha preocupado hasta ahora era su alto aporte calórico, Isla Bonita te trae la solución que estabas esperando. El aguacate light es la única variedad que, sin perder ninguno de sus nutrientes esenciales, contiene un 30% menos de grasas. Deja de mirar la báscula y empieza a disfrutar de esta fruta tropical elevada a la categoría de superalimento.

Infografía: variedades de aguacate

Tipos de aguacate: Infografía