Ingredientes

  • 1 Aguacate Light
  • 1/3 de Naranja
  • 1 Chile o guindilla
  • 250g de langostinos frescos
  • 1/2 lima Isla Bonita
  • Aceite de oliva Virgen Extra
  • Picatostes de pan
  • Curry en polvo
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración

Comenzamos lavando la quinoa hidratada para eliminar cualquier resquicio de suciedad que pueda tener. (En caso de que la quinoa tengas que hidratarla, sigue al pie de la letra los pasos descritos en el mensaje) Una vez lavada, escurrimos durante 5 minutos en un chino o colador y reservamos. Ponemos una olla con 750ml de agua, añadimos una hoja de laurel, una cucharada de sal y medio chile o guindilla picado muy finamente. Cocemos los langostinos hasta que pierdan el tono grisaceo y se vean naranjas, una vez cambien de color escurrimos y sumergimos rápidamente en agua con cubitos para cortar la cocción. Dejamos enfriar los langostinos 2 minutos y entonces los pelamos y reservamos las colas de los langostinos en un bol. Partimos el Aguacate Light por la mitad y retiramos la piel y el hueso central, lonchemos las mitades con la ayuda de un cuchillo afilado y reservamos. Exprimirmos el zumo de la lima y lo añadimos al aguacate para que no se oxide En una sarten añadimos 3 cucharadas de aceite de oliva y calentamos, añadimos el resto de chile o guindilla picado y las colas de los langostinos, sofreímos un minuto y añadimos la quinoa escurrida y una pizca de curry. Removemos durante un minuto y añadimos los picatostes de pan. Finalmente pelamos la naranja y cortamos en pedacitos y añadimos a la mezcla una vez retirada del fuego, igualmente añadimos el Aguacate Light. Salpimentamos al gusto y listo.