La noche del 31 de diciembre no pueden faltar las uvas, una prenda de color rojo y la lista de nuevos propósitos para el año que está a punto de comenzar. Cumplimos con esta tradición a rajatabla, aunque, a medida que transcurren los 365 días siguientes, perdemos fuelle. Y lo que fue toda una declaración de intenciones en Nochevieja se convierte en un nuevo montón de tareas pendientes.

Este 2018 marcará la diferencia: vamos a conseguir cumplir todos nuestros propósitos de Año Nuevo. El inicio de otro periodo y los excesos de las fiestas navideñas (aunque aquí te enseñamos a mantener una dieta saludable), hacen de la Nochevieja el momento ideal para conseguirlo. Hemos analizado todos los comportamientos que nos separan de un estilo de vida saludable y hemos elaborado una lista con los más beneficiosos para alcanzarlo. Coge papel y lápiz, porque tenemos nuestra receta de hábitos saludables a base de propósitos de Año Nuevo.

Lista de propósitos saludables en 2018

  • Hacer más ejercicio. Es una de las asignaturas pendientes de todos los años. Los gimnasios se llenan en enero con decenas de personas motivadas por el cambio que desean para ese verano. Pero, al cabo de un mes, la ocupación del centro recupera los niveles previos a la época navideña. Si no encuentras un aliciente para seguir con la rutina deportiva, te damos la mejor excusa: la actividad física es fundamental para la salud del organismo.
  • Dejar los hábitos nocivos. El tabaco, el alcohol, el sedentarismo… Es difícil, sobre todo, cuando llevamos años “disfrutando” de ellos, pero son perjudiciales para nuestro cuerpo. El sedentarismo es una de las principales causas de obesidad; en cuanto al alcohol y el tabaco, de sobra son conocidos sus efectos negativos. Si quieres adoptar hábitos saludables, olvídate de estos vicios dañinos.
  • Comer más frutas y verduras. Este es uno de los hábitos saludables más conflictivos. En muchos hogares, la inclusión de frutas y verduras en la dieta es una guerra pérdida e, incluso, un auténtico martirio. Si formas parte de este grupo, empieza con piezas tropicales como la piña, el kiwi o el melón de Isla Bonita, más sabrosas y jugosas. Cuando ya no te cueste ingerirlas, introduce otro tipo de frutas (primero en batidos o con yogur) y verduras (en purés, caldos, guarniciones). Al principio, te costará mucho esfuerzo. Pero, con el tiempo, no podrás vivir sin ellas.
  • Beber más agua. Además de ser esencial para vivir, el agua es la más natural de las bebidas. Abandona los líquidos gaseosos y azucarados, y el alcohol déjalo para las ocasiones especiales (solo una copa, no la botella entera).
  • Aprender y aplicar nuevos métodos de preparación. Freír un filete es fácil, rápido y cómodo. Pero no es lo recomendable para todos los días de la semana. Introduce pequeños cambios en la preparación de los platos de tu dieta y también notarás cambios. Por ejemplo, cocina al vapor, cambia las salsas más grasientas por otras más ligeras, acompaña los platos con ensaladas en vez de patatas fritas, opta por los cereales integrales para la elaboración del pan o de los platos de pasta…
  • Probar nuevas combinaciones de alimentos. ¿Sabías que el aguacate es una fruta? En España, lo hemos utilizado tradicionalmente en platos salados, obviando todas sus posibilidades en preparaciones más dulces. Desayuna un día un sándwich de aguacate light con salmón y prepara para el día siguiente una mousse de chocolate con aguacate. El resultado te sorprenderá. Y, además, ¡estarás comiendo fruta!

Incluye estos propósitos saludables en tu lista de 2018, introduce nuevos alimentos en tu dieta como el aguacate light y llegarás a la próxima Nochevieja totalmente renovado.