Hoy traemos un plato oriental que se disfruta por todo el mundo. Pero, ¿conoces el origen de los makis? Esta variedad de sushi se remonta al siglo II d.C en China (si China, y no Japón como lo tenemos asociado). Se empezó a emplear como un método de conservación, donde se cocía el arroz y el pescado y se dejaba fermentar durante un tiempo.

Durante el sigo VIII d.C. este método de conservación llegó a Japón. Se empezó a consumir porque a los japoneses les gustó el sabor medio crudo del pescado y el arroz que todavía no había perdido su sabor. Es así como los makis pertenecen a la gastronomía tradicional japonesa. Hoy en día, las variedades e ingredientes se han masificado por lo que se puede disfrutar de maneras muy diversas.

Ingredientes

  • 1/2 Aguacate Light
  • 200 g de arroz para sushi
  • 2 hojas de alga nori
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz
  • 1 esterilla
  • Azúcar
  • Wasabi
  • Salsa de soja

Elaboración

Lavamos el arroz varias veces con abundante agua (unas seis debe ser suficiente), hasta que salga limpia. Una vez esté el arroz escurrido, en una cazuela con agua lo cocinamos sin echar ningún condimento. Calentamos hasta que hierva, tapamos la cazuela y bajamos al mínimo el fuego. Pasados entre diez y doce minutos, apagamos el fuego y dejamos la cazuela con la tapa puesta descansado durante diez minutos. A continuación, pasamos el arroz a una fuente, le agregamos dos cucharadas de vinagre, una de azúcar y removemos. Distribuimos bien el arroz en la fuente y lo enfriamos.

Por otra parte, colocamos la hoja de alga nori sobre la esterilla, humedecemos las manos en agua y formamos una bola de arroz. Con la bola cubrimos el área de la hoja (con suavidad para que el arroz no se convierta en una pasta). Repetimos el mismo proceso con la otra hoja.

Cortamos el aguacate en trozos de un centímetro y medio y los colocamos en los extremos de las hojas de nori. Agregamos una pizca de wasabi (¡ojo con la cantidad que es muy picante!) al lado del aguacate y enrollamos las hojas con la ayuda de la esterilla. En este paso, nos aseguramos que el relleno de aguacate quede correctamente ajustado. Con un cuchillo bien afilado y humedecido, cortamos nuestros makis en trozos homogéneos. Finalmente, servimos acompañando con salsa de soja y quien lo desee más wasabi.

¿Te atreves a preparar esta receta de maki con aguacate light? ¿Wasabi si o wasabi no? Sube tu foto de tu #makiaguacatelight a las redes sociales y cuéntanos tu resultado.

¡Buen provecho!