Ingredientes

  • 1 Aguacate Light
  • 1 lima Isla Bonita
  • 150g de quinoa hidratada
  • 200g de brócoli
  • 60g de queso parmesano
  • 30g de rúcula
  • 70g de almendras tostadas
  • Aceite de oliva
  • Salsa de soja
  • Sal
  • Semillas de amapola, chía o lino (opcional)

Elaboración

En primer lugar hervimos el brócoli 3,5 minutos y refrigeramos en agua helada para cortar la cocción, escurrimos y reservamos. Partimos el Aguacate Light por la mitad y retiramos tanto el hueso como la piel exterior, cortamos en lonchitas finas y reservamos. Lavamos la quinoa hidratada (en caso de comprarla seca, seguir las indicaciones del envase para hidratarla) y añadimos a un bol, exprimimos encima el zumo de la lima, añadimos dos cucharadas de salsa de soja y mezclamos insistentemente. Lavamos la rúcula y escurrimos con la ayuda de un centrifugador de lechugas, reservamos. Picamos en un procesador de alimentos la almendra y añadimos el parmessano picamos durante 1 minuto y añadimos 3 cucharadas de aceite de oliva para despegar bien la mezcla. Añadimos el picado de almendras y parmesano al bol con la quinoa, y la removemos hasta conseguir que todos los elementos se integren. En un plato colocamos una cama de la mezcla de quinoa y encima colocamos dispersas las lonchitas de aguacate, el brócoli que habremos cortado en ramilletes y la rúcula escurrida. Aderezamos con unas cucharaditas de salsa de soja y de aceite de oliva y listo. Se puede decorar el plato con semillas de amapola, chia o lino si te gustan.