Ensalada de aguacate light, salsa de guacamole, tosta de aguacate y huevo cocido, aguacates light rellenos de gambas… En las cocinas españolas, el aguacate se incluye en platos salados, idóneos para cualquier momento del día, como si fuese un vegetal. Pero lo cierto es que se trata de una fruta exótica. Su gran versatilidad y su escasa dulzura le permiten adaptarse a todo tipo de sabores y enriquecer notablemente todas las recetas.

Después de unos años de adaptación, el aguacate es hoy uno de los imprescindibles en la despensa de gran parte de los hogares. Sobre todo, por los constantes descubrimientos sobre los beneficios que aporta a nuestro organismo. Aun así, son muchas las personas que no saben si el aguacate es una fruta o una verdura. Para acabar con las dudas, analizamos su origen y sus propiedades.

¿Por qué el aguacate es una fruta y no una verdura?

Por tradición o por desconocimiento, solemos diferenciar las frutas de las verduras por su sabor dulce. Esta clasificación simplista es la que nos lleva a la confusión con el aguacate y con otros frutos de las plantas como las berenjenas, los pepinos o los calabacines. Extraño ¿verdad? Si analizamos su significado biológico, no lo es tanto.

Según los expertos, los términos, frutas, verduras, hortalizas, etc. no responden a un nombre científico, sino al uso coloquial. Así, se entiende como fruta a los frutos comestibles de una planta (son el ovario fecundado de una planta y dentro tiene las semillas). Mientras, las verduras son cualquier otra parte de la hortaliza como la raíz, el tallo o las hojas, aptos para el consumo humano. Según estas definiciones, un tomate es una fruta, puesto que tiene semillas por dentro; una zanahoria es una verdura, ya que es la raíz de la planta.

Las características del aguacate como fruta tropical

Siguiendo las consideraciones anteriores, podemos afirmar que el aguacate es una fruta y no una verdura porque:

  • Es el fruto de la planta Persea americana.
  • Su pulpa envuelve la semilla, que es el hueso redondo que nos encontramos en su interior al partirlo a la mitad.

Son el resto de sus características las que nos conducen, directamente, a considerar al aguacate como una verdura más. Sobre todo, por su bajo contenido en azúcares y su gran aporte de ácidos grasos. Cabe recordar que solo el Aguacate Light ofrece una alternativa real a este exceso: cada uno de estos aguacates de Isla Bonita contiene un 30% menos de grasas que el resto de variedades.

Ahora que ya sabes por qué el aguacate es una fruta y no una verdura, podrás incluirlo en la preparación de todo tipo de platos: en batidos, con un poco de pan todas las mañanas, en crudo con un poco de sal y pimienta. Aquí podrás encontrar algunas de nuestras recetas para disfrutar de todo el sabor del Aguacate Light.