Ingredientes:

  • 150g de noodles
  • 1 aguacate light
  • 20 gambas sin cocer
  • 2 huevos
  • Perejil
  • Albahaca fresca
  • 1 ajo
  • Semillas de chía
  • Salsa de soja
  • Aceite de oliva Virgen Extra

Elaboración:

En primer lugar partimos el aguacate light por la mitad y le retiramos el hueso con la ayuda de un cuchillo afilado, además de la cáscara. Ponemos a calentar la plancha y añadimos un chorrito de aceite de oliva, una vez que esté la plancha lista, añadimos el aguacate y lo doramos durante 1 minuto, entonces retiramos y reservamos. Cocemos los noodles siguiendo las indicaciones del paquete y una vez que estén listos escurrimos y reservamos. En una olla con agua hirviendo añadimos una hoja de laurel, un chorrito de aceite y una cucharadita de sal. Cocemos las gambas durante 4 minutos, hasta que se pongan rositas (o naranjitas dependiendo del tipo de gamba) acto seguido retiramos del fuego, metemos los 2 huevos y cocemos 10 minutos en ese mismo agua. Lavamos las gambas en agua con cubitos para cortar la cocción una vez las sacamos de la olla. En un mortero machacamos un ajo, un ramillete de albajaca y perejil lavados y machacamos hasta que estén más o menos integrados, añadimos 3 cucharadas de salsa de soja y 4 de aceite de oliva virgen extra, mezclamos bien y añadimos 4 cucharadas de semillas de chía.

En un bol añadimos los noodles, colocamos encima las gambas peladas o sin pelar según el gusto del comensal, colocamos medio huevo cocido y medio aguacate braseado. Aderezamos con la salsa que hemos elaborado y finalmente decoramos con unas cuantas semillas de chía más.

Si te gusta el ramen, puedes añadirle caldo de pescado y dejar 2 minutos para que se mezclen todos los sabores.

Listo, prepara los palillos para disfrutar de esta deliciosa receta.